Càrnia dispone de más de 20.000 m2 de instalaciones, con mas de 13.500 m2 de espacio productivo y de 8.000 m2 de zona refrigerada.

Para ofrecer el mejor perfil ecológico, los refrigerantes utilizados son productos sin residuo y limpios para el medio ambiente (glicol y amoníaco), la climatización de las oficinas se realiza mediante agua caliente y fría además de disponer de placas fotovoltaicas que aportan más de 100 kW de energía. Como medida dentro de los principios de la economía circular, el agua caliente se obtiene mediante el reaprovechamiento del calor generado por nuestra propia maquinaria.

Finalmente, disponemos de nuestra propia depuradora, además de un sistema específico de recogida selectiva de residuos.

Gracias a este desarrollo se hace posible integrar líneas de producción cárnica que incluyen productos frescos y congelados, fileteados, elaborados, piezas y canales para servir diariamente más de 1.500 pedidos provenientes de todos mercados: desde la restauración de proximidad hasta los mercados de exportación internacional, pasando por la mayor parte de la distribución moderna.