go next/top
Nuestros animales son de razas autóctonas procedentes de granjas de proximidad

Como ya sabemos, la carne de vacuno nos aporta innumerables beneficios como proteínas, vitaminas, minerales, entre otros. Pero realmente, ¿cómo nos afecta a nuestro cuerpo? 

Hoy hablaremos de cómo todos esos beneficios de la carne de vacuno llegan a afectar a nuestro cuerpo. Empezamos por las proteínas. Estas están muy presentes en la carne de vacuno, ya que contienen una buena base de aminoácidos esenciales que resultan muy útiles para el crecimiento, especialmente para los niños, los adolescentes, hasta los deportistas y las mujeres embarazadas. ¿y que son los aminoácidos? Bien, son esos elementos que forman las proteínas que ayudan a nuestros músculos. 

Existen 20 tipos diferentes de aminoácidos, de los cuales 9 de ellos nuestro cuerpo no tiene la capacidad de fabricarlos, y por eso la carne de vacuno es una buena opción para implementarlos en nuestra dieta diaria. La diferencia más notoria entre las proteínas de carne a las vegetales es que principalmente nos aportan esos aminoácidos que resultan ser esenciales para nuestro organismo. ¿y en qué nos ayudan?

Ahora que ya sabemos un poco más sobre las proteínas, pasamos al hierro, uno de los minerales fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Algunos de los beneficios más importantes del hierro son: favorecer la correcta respiración, ya que ayuda al transporte de oxígeno a nuestros tejidos, a que la sangre circule a un ritmo adecuado, favorece la resistencia física y estimula nuestra inmunidad frente a los virus y bacterias. Por lo contrario, si no la incluimos en nuestra dieta diaria, podría derivar en problemas de salud o hasta provocar una anemia. 

Càrnia Producto vacuno Sacrificio y venta a mayoristas

Como hemos dicho anteriormente, la carne de vacuno nos aporta varios minerales, pero también contiene zinc, necesario para mantenernos saludables. Además de ayudarnos a reforzar nuestro sistema inmunitario, también nos ayudan en la cicatrización de heridas y a metabolizar carbohidratos. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita esta dosis de zinc para fortalecer el crecimiento y desarrollarse correctamente. La carencia de este puede derivar en dermatitis, gastroenteritis o hasta perdida de cabello o cansancio. Esperamos que hayáis aprendido un poco más sobre todos los beneficios que nos aporta la carne de vacuno. Para cualquier duda, contáctatenos.

¡Càrnia te espera!